Instagram Twitter Facebook
Nacionales
13-11-2019 20:20

Aumenta la nafta y el gasoil

Mañana finaliza el congelamiento de combustibles que aplicó el Gobierno hace 90 días, en medio de una batería de medidas anunciadas luego de que el tipo de cambio subiera 25% en dos días por efecto del resultado de las PASO. 


Con el mercado liberado, la decisión de cuánto subirán las naftas le corresponderá a las empresas, aunque YPF será la que marcará el ritmo de los incrementos que se harán para cerrar la brecha de aproximadamente 17% que, según las empresas, distancia a los valores actuales de los que deberían tener.

"Nadie hará nada con los precios hasta que YPF mueva. El contexto económico no da para que nadie se descalce y quede fuera del mercado", dijeron en una de las estaciones de servicio. En el sector no se espera que los aumentos sean de manera abrupta, si no de forma escalonada. Así coinciden las tres marcas principales que dominan el mercado: YPF, Shell y Axion.

También la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (Fecra) coincidió en que la liberación del mercado "no significa que los consumidores tengan que pagar un aumento desmedido en los precios del surtidor".

"La caída en las ventas en nuestras estaciones refleja que cualquier recomposición de precios -necesaria también para no desalentar las inversiones comprometidas en Vaca Muerta- debe ser gradual. El contexto político actual, inmerso en una etapa de transición entre un gobierno saliente y otro entrante, creemos que acentúa una vuelta a la normalidad de los precios de los combustibles en un clima de consenso de todos los protagonistas de la cadena productiva energética para no perjudicar al consumidor y a la actividad económica en su conjunto", agregaron.

Según el último balance que presentó YPF, los volúmenes de nafta y diésel Infinia (su marca premium) cayeron 9,2% y 5,5%, respectivamente, en el trimestre pasado. La nafta súper se mantuvo casi constante, porque absorbió en parte la caída de la demanda de la premium.

Con siete alzas, en el año, los precios de las naftas aumentaron 27%, mucho menor al 44% estimado de inflación para el mismo periodo. El año pasado, la variación de precios había sido al revés: los combustibles subieron 69% contra una inflación de 47,6%.

En el transcurso de los tres meses pasados, la Secretaría de Energía habilitó dos incrementos –de 4% y 5%– en los precios del surtidor. De esta forma se incrementó el valor del tipo de cambio fijado por el Gobierno para la venta de combustibles, que pasó así de los iniciales $45,19 a $51,77. Aun está lejos de los $59,70 a los que cerró ayer el dólar mayorista, que se toma de referencia en el sector.

En relación con el valor del barril, el Gobierno lo había fijado en US$59, también por debajo de los US$61,39 a los que cerró ayer el precio internacional del barril en la cotización del Brent.

En el último incremento, el Gobierno aprovechó además para aumentar los impuestos a los combustibles líquidos (ICL) y el Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC) en 6%, y para subir 8% el precio del bioetanol de maíz y biodiesel y 6% el bioetanol de caña. Para el mes que viene, se esperan nuevos aumentos en los impuestos, correspondiente a la actualización por la inflación acumulada del último trimestre, lo que generaría aún más presión al precio de las naftas.

"Nos encarecen el producto y nos aumentan los impuestos. El margen para las petroleras sobre el 5% de aumento es mínimo", se habían quejado en una de las marcas de las estaciones de servicio.